4

Producción de semillas de las variedades comerciales de tabaco.

La calidad de la semilla es la base fundamental del cualquier cultivo. De ello depende que las variedades mantengan sus características distintivas de por vida, es decir, que no “degeneren”, como vulgarmente se dice, con la consecuente pérdida en su rendimiento y calidad.

El Instituto de Investigaciones del Tabaco y sus estaciones experimentales, han realizado diversas investigaciones, dirigidas a optimizar esta importantísima fase del cultivo del tabaco en Cuba y ello ha permitido poder brindar las orientaciones principales que se deben seguir, para garantizar una semilla comercial de óptima calidad.

La producción de semillas de tabaco se fundamenta en un riguroso proceso de trabajo técnico, que involucra a las diferentes categorías de semillas.

Es la semilla que anualmente obtiene el genetista que mayores conocimientos tiene de la variedad en cuestión, como resultado de una rigurosa selección, dirigida a la preservación de las características distintivas de la variedad. Se produce en las estaciones experimentales.

Es la semilla que se reproduce a partir de la semilla original, labor que también se realiza bajo la dirección de técnicos altamente especializados, responsabilizados con el mantenimiento de la pureza genética de las variedades con que trabajan. Se produce en las estaciones experimentales.

Es el producto de la reproducción de la semilla básica en áreas de producción de las empresas, especialmente seleccionadas y equipadas para esta actividad.